Café 53. ¿Podemos reírnos de todo?: los límites de la sátira en un mundo globalizado.

Domingo 27 de septiembre de 2015, 18:00h.

Café Libertad 8 (Barrio de Chueca, en la misma calle Libertad, nº 8. Metro Chueca, Gran Vía o Banco de España). Comenzaremos puntualmente a las 18:00h., por lo que os invitamos a venir con anticipación.

«Podemos reirnos de todo? Si, pero no con cualquiera.»

Pierre Desproges, humorista francés (1939, 1988)

cafe_humor_ed

El moderador, a la izquierda, y los ponentes Martín Casariego, José Maria Coelho,
Eugenia Relaño Pastor y Dario Adanti, en un momento del debate.

Los Estados Unidos tuvieron su 11 de septiembre de 2001; España tuvo su 11 de marzo de 2004; otros países occidentales conocieron también sus respectivas fechas de atentados traumáticos, esas fechas que hacen tambalearse a una sociedad entera.

En Francia ocurrió en París, los días 7, 8 y 9 de enero de este año, cuando unos terroristas islamistas asesinaron a bocajarro a cuatro judíos en un Hyper-Cacher y a diez miembros del semanario satírico “Charlie-Hebdo”, todos dibujantes y caricaturistas. Los últimos años, algunas portadas de este semanario que se reían explícitamente del Profeta Mahoma habían despertado la sed de venganza entre algunos grupos fundamentalistas islámicos.

«La sátira ha sido asesinada» o «Je suis Charlie» gritaron el día 10 de enero un coro de cuatro millones de franceses, la mayor manifestación nacional desde la Segunda Guerra Mundial. En las semanas siguientes los medios apoyaron este grito en favor de la libertad de expresión como un valor intocable, parte del ADN de la cultura francesa.

Pero, tanto en Francia como en los demás países occidentales, la cuestión no es tan sencilla. ¿Debe ser ilimitado el ejercicio de la sátira? En un mundo globalizado en el que cualquier publicación, cualquier “tuit”, cualquier blog se expanden por el mundo entero a la velocidad de la luz, ¿debemos cuidar las formas y tomar en cuenta las susceptibilidades de los creyentes repartidos por el planeta?

Ni que decir tiene que la cuestión no se ciñe al ámbito musulmán, ni siquiera al religioso, aunque puedan ser los más sensibles. Aparte de un musulmán, un católico, un judío o un budista, también un independentista escocés, un hincha del Atletico de Madrid, un monárquico, un anarquista, etc., pueden sentirse «ofendidos» por unos comentarios públicos cargados de sorna, un espectáculo sarcástico, un editorial satírico.

Para resolver estas posibles ofensas, cada país tiene sus leyes y normas, y ninguno en el mundo permite una libertad de expresión sin limites. Sin embargo, nuestro debate va más allá del aspecto puramente legal: desde el punto de vista ético, ¿hasta dónde puede llegar la sátira? ¿Debemos consolidar una libertad de opinion sin cortapisas, ya que tanto costó conquistarla? ¿O debemos aceptar acotarla en función de posibles agravios?

Ponentes

Darío Adanti: Director de la revista satírica “Mongolia”.

Martin Casariego: Escritor. Premio “Café Gijon”, 2014, por la obra “El juego sigue sin mí”.

Jose María Coello de Portugal: Doctor en Derecho Constitucional.

Eugenia Relaño Pastor: Jurista, doctora en Derecho.

Modera

François Musseau

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s