Café 57. Alta y baja cultura: ¿nos llevan a sitios diferentes?

Domingo 28 de febrero de 2016, 18:00h.

Café Libertad 8 (Barrio de Chueca, en la misma calle Libertad, nº 8. Metro Chueca, Gran Vía o Banco de España). Comenzamos puntualmente a las 18:00h., por lo que os invitamos a venir con anticipación.

Hace casi un siglo que Ortega proclamó que el arte moderno, en su elitismo, se aleja de la imperante cultura popular; esta se muestra así como el habitáculo del panem et circenses y la banalidad facilona.

La escuela de Frankfurt insistió en la misma dirección: es la industria cultural la que manufactura nuestros gustos junto con los productos que supuestamente los satisfacen. Los “iletrados” están privados incluso de la conciencia de su propia privación. Eran los tiempos en los que el sentido del sentido era un postulado trascendente.

Después llegaron la semiología y la sociología: las diferencias culturales obedecen a diferencias económicas y toda demarcación entre lo alto y lo bajo encubre una distinción deliberada de clase. Los cultos obtienen beneficios de su cultura y por ello están interesados en perpetuarla. Actualmente, nuevas formas y prácticas (grafitis, videoarte, postpoesía, blogs, etc.) parecen decididas a ignorar cualquier frontera, o bien a profanar toda sacralización. Y no sabemos si esta es una actitud saludable y ecuménica o una rendición a la superficialidad del capitalismo.

En esta “modernidad sin tristeza”, la pregunta por la distinción o por la jerarquía está alejada de los modos culturales y por ello conviene retomarla desde la filosofía. ¿Tiene sentido aún mantener dicha oposición? ¿Se puede objetivar su contenido? ¿Alto y bajo remiten a sublime y plebeyo? ¿Los valores culturales son privilegios de clase? ¿Existe un público, esto es, un tipo de ser humano, construido por los medios de comunicación? ¿Aceptar el llamado “placer culpable” (deleitarse con el fútbol, las telenovelas o cualquier producto banal) supone consagrar la distinción? Las diferentes formas de disfrute, ¿nos llevan a lugares diferentes? ¿O simplemente hay un factor generacional y en la madurez llamamos alta cultura a la cultura popular de nuestra juventud? Es decir, ¿es todo puro narcisismo?

Para abordar estas reflexiones tenemos la fortuna de contar con tres excepcionales ponentes: Javier Abarca, Jorge Lago y Fernando Sánchez Dragó

Ponentes

Javier Abarca: artista, investigador

Jorge Lago: Sociólogo, editor, responsable del área «cultura» de Podemos

Fernando Sánchez Dragó: escritor, ensayista, crítico literario.

Modera

José Luis Ocasar

Esta entrada fue publicada en Sin categoría.

Un comentario el “Café 57. Alta y baja cultura: ¿nos llevan a sitios diferentes?

  1. […] cafefilosoficoenmadrid.wordpress.com/2016/02/23/cafe_57_alta_y_baja_cultura […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s