Café 82. Democracia, ¿crisis o agonía?

Domingo 31 de marzo de 2019, 18:00h.

Café Libertad 8 (Barrio de Chueca, en la misma calle Libertad, nº 8. Metro Chueca, Gran Vía o Banco de España).

Comenzamos puntualmente a las 18:00 h. y el aforo máximo se alcanza con rapidez, por lo que os invitamos a venir con al menos 20 minutos de anticipación.

La democracia como sistema político, aparentemente, es un proyecto de éxito. Según el último “Índice de democracia” elaborado por The Economist, solo 53 de 167 países en el mundo se califican como regímenes autoritarios; el resto son democracias o sistemas híbridos. En 1991 el número ascendía a 76. Según Fukuyama, la democracia liberal supone el fin de la historia, en tanto se trata de un régimen no mejorable que permite que cada uno plantee y, eventualmente, obtenga las reivindicaciones de reconocimiento necesarias para una vida digna y vivible.

Y, sin embargo, en los últimos años la democracia mundial emite señales que suscitan estupefacción general. Las elecciones perfectamente democráticas de Trump, Bolsonaro, Netanyahu y Orban, el crecimiento de la Lega Nord y los partidos parafascistas de Francia, Holanda, Alemania y el este de Europa, el referéndum sobre el Brexit, la hegemonía de China con su modelo de mercado sin democracia, etc. pueden ser señales de un posible socavamiento de los principios democráticos.

Aunque ciertamente se trata de un debate “de moda”, planteamos la siguiente cuestión: ¿es la democracia el final del camino y el único régimen capaz de administrar la razón, el deseo y el thymos,  más allá de la cual no hay nada mejor; o se trata, más bien, de un sistema histórico con su propio ciclo de principio y fin?

Los expertos preocupados por la deriva de la democracia contemporánea han detectado cuatro vías de peligro. En primer lugar, lo que podríamos llamar “el fin del homo democraticus”: la democracia necesitaría un tipo de ciudadano, informado, participativo y ecuánime, que está en declive (así lo ha planteado de manera poco académica Michael Moore: “Si vuelves a la gente estúpida, votarán a un estúpido”). En segundo lugar, la tendencia a un vaciamiento del centro: una nueva radicalización que hace que veamos a los rivales políticos como seres intolerables y, en consecuencia, que nos orientemos hacia formas regresivas y una actitud defensiva frente al “otro¨, minusvalorando y eliminando cualquier tipo de alteridad.

La tercera amenaza a la democracia sería genuinamente novedosa: el control informático y el predominio del big data sobre la toma de decisiones. Desde Estados Unidos hasta Bélgica o Cataluña, existen indicios de que las votaciones se pueden falsear; igualmente, hay pruebas de tráfico y manipulación de los datos personales de los ciudadanos con el objetivo de predecir sus decisiones o actuar directamente sobre ellas. Finalmente, la vieja -y siempre renovada- acusación contra la verdadera índole de nuestro sistema: la democracia es una pantalla que oculta el verdadero gobierno de la economía financiera, de los “señores del aire”, la casta, la oligarquía de los poderosos. El carácter democrático lo daría no la aceptación de un Estado de Derecho o la ratificación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos sino la obediencia a los dictámenes del FMI y del BM.

¿Son todas estas amenazas reales o son fruto de una suspicacia paranoica? ¿Actúan en la misma dirección? ¿Tienen la misma importancia o habrá una que se imponga a las demás? ¿Hay algo que podamos hacer, y en tal caso, qué sería? ¿Tiene la democracia fuerza y recursos suficientes para afrontarlas?

 

Ponentes

Para intentar aclarar estas y otras cuestiones tenemos la suerte de contar con:

Fernando Vallespín Oña. Catedrático de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid. Ha sido director del Centro de Teoría Política de dicha universidad, Presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas de 2004 a 2008. Ha publicado varios libros (Recientemente, Teoría Política: de Platón a Habermas) y más de un centenar de artículos académicos y capítulos de libros de ciencia y teoría política en revistas españolas y extranjeras.

Leopoldo Moscoso. Profesor y director del S&PO, Social and Political Observatory. Estudió en España, Holanda, Italia, y en los Estados Unidos. Fue Honorary Fellow en la Universidad de Wisconsin y ha impartido cursos y conferencias en distintas universidades españolas, europeas y americanas. Sus intereses abarcan desde la economía política a la sociología política y a la filosofía política y moral, todos ellos campos en los que ha publicado numerosos artículos dentro y fuera de España. Es autor de Postdemocracia europea y, recientemente, de Karl Marx y la Comuna. Democracia, dictadura y revolución.

Armando Fernández Steinko. Profesor de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid e impulsor de las Mesas de Convergencia. Aparte de la agricultura ecológica, cultiva profesionalmente los campos de la historia, la sociología y la economía política. Es colaborador habitual de las revistas Sozialismus (Hamburgo) y El Viejo Topo (Barcelona). Autor de Izquierda y republicanismo o Clase, trabajo y ciudadanía.

Modera

José Luis Ocasar

Esta entrada fue publicada en Sin categoría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s